Facebook Twitter Google +1     Admin

Con la iglesia hemos topado

Con la Iglesia topó la Justicia

Rafael Sensó fue detenido el 10 de noviembre de 2010 por el Grupo de Delitos Telemáticos de la UCO de la Guardia Civil. Era miembro de una comunidad cerrada de pedófilos a la que se accedía por invitación y aportando nuevo material.

26/12/2012 - Luz de Aguilar | Opinión Entre su ordenador de sobremesa y dos discos duros externos guardaba 21.000 archivos de pornografía infantil, 100.000 referencias al foro donde se intercambiaban los archivos y más de 600 a su cuenta de correo. En el momento de la detención tenía 79 descargas con 237 archivos temporales de imágenes de menores de edad, algunos niños con menos de 13 años, desnudos y/o practicando algún tipo de acto sexual. Sin duda alguna, unos hechos absolutamente censurables y constitutivos de delito.

A estos hechos aún falta ponerle "cara": este "señor" era, hasta el año 2010, párroco de Nuestra Señora de la Asunción de Vilafamés (Castellón). Es decir, alguien perteneciente a la Iglesia, que juró castidad, al que se le presuponen normas morales estrictas y, lo más alarmante, un pedófilo que podría haber tener contacto con los niños de la zona.

A estas alturas nadie debería dudar de que este "señor" tiene méritos de sobra para pasar una temporada a la sombra. ¿O hay alguien que no piensa eso? Pues veréis, si enfermo es él por pedófilo, enferma de injusticia está nuestra Justicia. ¡El juez le ha perdonado 2 años de cárcel! Increíble pero cierto. No sé a vosotros, pero a mí en este caso se me mezcla el asco que siento por quienes cometen este tipo de actos (incluido poseer y compartir pornografía infantil aún realizada por otros) y la indignación por la respuesta de eso que llaman "Justicia" pero no lo es. Para mí, este es un claro ejemplo de como la justicia actúa diferente según el grupo al que pertenezca el condenado. Y si no acordáos de David Reboredo, que va a pasar 7 años en prisión por posesión de 400 mg de heroína hace años, en la actualidad está completamente rehabilitado y ayuda a otros que están en su antigua situación o de los CIEs donde se retienen a los inmigrantes en pésimas condiciones. En este caso, el juzgado número 3 de Castellón ha llegado un acuerdo con la defensa y el pedófilo no entrará en prisión con la condición de que no reincida en un periodo de 5 años y que comunique los cambios de domicilio.

Comprobado queda el estado moribundo de nuestra Justicia, para unas cosas tan lenta y para otras tan exprés, a veces tan intransigente por delitos menores y otras, como esta, tan blandita aún encontrándose 21.000 pruebas del delito de poseer y compartir pornografía infantil. Después de esto me surgen dos preguntas sin respuesta aún: en primer lugar ¿estas medidas cautelares garantizan que no vuelva a acceder a pornografía a través de la red? Y segunda y más escalofriante, si para entrar a la comunidad pedófila tuvo que aportar nuevo material, como ya expliqué al principio, ¿de dónde lo sacó?

Para terminar tengo que contar la actuación de barrido debajo de la alfombra del Obispado de Castellón, responsable del nombramiento y actividad religiosa de este "señor". En el 2010, cuando la Guardia Civil se lo comunicó al Obispado, lo suspendieron cautelarmente (ya con la sentencia supongo que será definitivamente...¿O no?) pero no con la excusa de supuestamente -por aquel momento- haber almacenado y compartido imágenes obscenas de niños obligados a desnudarse o mantener relaciones sexuales en contra de su voluntad (os prometo que esto me causa tal violencia que me ha costado hasta escribirlo) sino para "evitar el escándalo de los fieles". Deduzco con esto que poco les importa lo que hagan sus obispos siempre y cuando no les afecte a la imagen de la Iglesia. Simplemente repugnante.

En definitiva, pese a ser condenado a 2 años en prisión, el ex- párroco Rafael Sensó se libra de la cárcel, claro que con una Justicia como la nuestra cabe esperar cualquier cosa. Del Obispado y, en general, de la jerarquía eclesiástica podemos esperar menos aún. Pero los ciudadanos tenemos la obligación de plantar cara ante este de trato de favor a los miembros de la Iglesia y pedirle a los jueces que adopten sentencias ejemplares. La Justicia no debe cubrir las espaldas a delincuentes que dañan la integridad de seres inocentes, en este caso niños menores de edad.

 

http://www.cascaraamarga.es/opinion/68-opinion/3862-con-la-iglesia-topo-la-justicia.html

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris