Facebook Twitter Google +1     Admin

La indefensión aprendida

Mucha gente se pregunta por qué con el estado actual de crisis, no hay respuesta de la ciudadanía. La respuesta a esta cuestión es compleja, sin embargo, ciertos procesos psicológicos, como por ejemplo la indefensión aprendida, pueden ayudar a comprender mejor esta situación de apatía. Comprender este fenómeno tan sorprendente nos permitirá abordar con mayor empatía esas situaciones en las que no llegamos a un acuerdo sobre cómo solucionar los “problemas del mundo”.

Ningún trabajo es más esencial en este momento para nuestra propia liberación que el de iluminar la oscuridad…

Y aplicado a lo psicológico, lo llamamos HACER CONSCIENTE LO INCONSCIENTE

Pero es que lo psicológico, lo mental, NUESTRAS CREENCIAS, dan forma a la REALIDAD que habitamos. Si tenemos alguna duda al respecto, echemos una ojeada al concepto de Indefensión Aprendida, que se explica en este post.

Es algo que corresponde hacer a cada uno. Cada quien tiene que aprender a encender su propia luz, su propia comprensión de cómo sus creencias le limitan y le vuelven indefenso.

Si, por la comprensión del mecanismo que permanece oculto a la consciencia, logramos que el sufrimiento no se convierta en pasividad e indefensión, sino en rebeldía y dignidad, la transformación social será imparable.

Y es que, cuando la conciencia, como una llama, ilumina algún nuevo rincón oculto de la psique, entonces somos un poco más fuertes, más enteros, y mucho más difíciles de domesticar…

llamita encendida

 

 

Indefensión aprendida elefante rebelde

 

La doma de elefantes en la India:

EL PODER DE LA CREENCIA

 

 

Cuando es capturado un elefante salvaje, los domadores de la India, tienen una técnica muy inquietante para domar esta fuerza de la naturaleza. De hecho, ellos se sirven de una enorme cadena y atan una de las patas del elefante a una estaca profundamente plantada en el suelo. El elefante, entonces, se rebela durante semanas y semanas, furioso, gritando, barritando, intentando reencontrar la libertad de movimiento.
Los domadores pueden medir la potencia de la que dispone el elefante por  la duración de su insatisfacción, alimentada por la fuerza de su ira y desesperación, tirando continuamente de la cadena que le ata a la estaca.Durante todo  ese proceso, los domadores le llevan comida y agua, y le hablan.Después de semanas, la energía y la  fuerza de su rabia disminuyen.
En un momento dado, los domadores retiran la cadena y colocan, en su lugar, una cuerda fuerte. Y dejan al elefante con esta cuerda durante varios días.
Después de un tiempo, la vuelven a cambiar por una cuerda más fina. Luego, por otra más fina. Al final, el elefante adopta un comportamiento perturbador: ya no tira más de la cuerda. Se podría decir que llegó a la convicción de que nunca podrá separarse de su atadura  y decide no gastar ninguna energía para cambiar lo que parece inmutable.
En su “razonamiento”, el elefante se hace a la idea, a la creencia, de que no hay ninguna diferencia entre la cadena y la cuerda fina, puesto que podría liberarse con una simple sacudida. El carácter inmodificable de su ligadura a la estaca está grabado en su mente.
Así, los domadores logran disponer de esta masa de poder, capaz de destruir una casa, y lo amarran no importa dónde con la ayuda de un sencillo y fino cordel
Esta historia puede inspirar algunas reflexiones:
En el sistema en que vivimos en nuestras ciudades, ¿a cuántos cordeles indetectables estamos, en apariencia, amarrados?
¿Cuántos domadores, gobernando nuestras sociedades humanas, disponen de nosotros y nuestros recursos?

Iluminar la oscuridad

Indefensión aprendida aplicada a la manipulación política

 

 

 

La indefensión aprendida es un tecnicismo que se refiere a la condición de un ser humano o animal que ha aprendido a comportarse pasivamente, sin poder hacer nada y que no responde a pesar de que existen oportunidades para ayudarse a sí mismo, evitando las circunstancias desagradables o mediante la obtención de recompensas positivas. La teoría de indefensión aprendida se relaciona con depresión clínica y otras enfermedades mentales resultantes de la percepción de ausencia de control sobre el resultado de una situación.
A aquellos organismos que han sido ineficaces o menos sensibles para determinar las consecuencias de su comportamiento se dicen que han adquirido indefensión aprendida.

 

 

La indefensión aprendida como modelo inducido

 

 

Iluminar la oscuridad1

Indefensión aprendida

 

Facultad de Psicología. Psicología del Aprendizaje. Hoy vamos a hablar de la indefensión aprendida.

Hasta ahora hemos visto lo que ocurre si a un perro encerrado en una jaula lo premiamos cada vez que realiza un comportamiento determinado, si lo premiamos solo a intervalos fijos o bien a intervalos variables, si no lo premiamos nunca o si le retiramos un castigo cuando hace lo que queremos que haga. En todos los casos el perro aprenderá que su conducta tiene una consecuencia o incluso una falta de consecuencia que él conseguirá predecir tras un breve período de aprendizaje. Y su salud mental y emocional permanecerá dentro de los límites de lo saludable.

Pero, ¿qué ocurrirá si, haga lo que haga el perro, siempre lo castigamos?

Una jaula con una parrilla electrificada por suelo. Un perro encerrado dentro. Una serie de descargas que se repiten a intervalos variables, indefinidamente, sin que nada de lo que haga el animal tenga como consecuencia el cese del martirio. Al principio el perro desarrollará una actividad frenética, hará todo lo que un perro puede hacer dentro de una jaula con la esperanza de que el azar y su empeño den con el comportamiento que le libere del suplicio: levantar la pata izquierda delantera, la derecha, aullar, saltar, mover el rabo… Lo que demonios sea que se le haya antojado al experimentador-torturador para que acaben de una vez las malditas descargas. Pero todo es inútil. Haga lo que haga las descargas continúan, cadenciosamente, sin piedad, sin fin. El perro acaba por dejarse caer en un rincón y no hacer nada. No come. No ladra. No se queja. No lucha. Soporta descarga tras descarga sin inmutarse. Está enfermo. Sufre indefensión aprendida.

Hace veinte años que escuché por primera vez esta lección de psicología básica. Casi la había olvidado.

¿Es usted un buen ciudadano? ¿Un buen trabajador? ¿Un buen padre? ¿Un buen vecino? ¿Respeta las normas? ¿Paga sus impuestos? ¿Es honesto con los demás? ¿Y consigo mismo? ¿Actúa según le dicta su conciencia? ¿Cree en el sistema? ¿O acaso no cree en él? ¿Ha hecho lo que le decían desde pequeño que tenía que hacer para vivir tranquilo y honradamente? ¿Ha estudiado? ¿Se ha preparado unas oposiciones? ¿Ha hecho un master? ¿Sabe idiomas? ¿Ha trabajado duramente desde muy joven? ¿Se levanta temprano todos los días y dedica jornada tras jornada a aportar algo a la sociedad? ¿Paga sus facturas si es que todavía puede pagarlas? ¿Ha votado a la derecha? ¿Ha votado a la izquierda? ¿No vota?… Da igual. ¿No tiene usted la sensación de que, sea cual sea su respuesta a esas preguntas, da igual? Que igualmente le bajarán el salario una y otra vez, o lo despedirán, o se quedarán con su casa, o le asfixiarán las deudas, o no verá futuro para sus hijos.

Da igual que sea usted funcionario, albañil, autónomo, inmigrante, de pueblo, de ciudad, viejo, joven, hombre oIndefension aprendida - Jaula pájarosmujer. Da igual que le ponga empeño a lo que hace, que crea en ello, que espere una recompensa… No habrá recompensa. Mejor dicho: la recompensa no vendrá del que le mantiene encerrado en una jaula con parrilla electrificada por suelo. Él ha decidido que ahora toca la descarga indiscriminada y la indefensión aprendida.

Pero le contaré un secreto. La jaula tiene una puerta. Todas las jaulas tienen una. Dentro de la jaula no acabarán las descargas pero fuera hay aire puro, tierra firme, alimento fresco y otros perros maltratados con los que, tras maniatar y amordazar al experimentador-torturador, construir un mundo sin jaulas. Solo es cuestión de abandonar el rincón en el que nos hemos ovillado sumidos en la desesperanza, comprender que la única salida está tras las rejas y descorrer el cerrojo.

Hace veinte años que escuché esta lección de psicología básica por primera vez. Y casi la había olvidado… Con lo importante que era.

https://loquepodemoshacer.wordpress.com/2014/03/26/la-union-de-los-opuestos-12-indefension-aprendida-todas-las-jaulas-tienen-puertas/

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris