Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Marzo de 2015.

Así baja el río Esera a su paso por Graus.

20150302124814-img-20150302-wa0001.jpg

Alguien está vertiendo gasóil a el río.

02/03/2015 12:48 ajme65 Enlace permanente. Política,economía y religión No hay comentarios. Comentar.

España se queda fuera de los programas científicos internacionales IODP e ICDP por no pagar las cuotas desde 2011

IODP SIGLASInternational Ocean Discovery Program

Los programas de colaboración internacional son esenciales en la evolución de la ciencia moderna. Ya no existen Leonardos da Vincis o Galileos que investiguen en el sótano de su casa, nos encontramos en la era de la investigación multidisciplinar (aprovechando la reciente inclusión en el RAE de este término) y ya no se concibe la ciencia si no es a partir de equipos y proyectos internacionales. “Un equipo internacional de investigadores descubre que…” Esos son los titulares científicos que leemos a diario y así es como se hace la ciencia ahora: quedarse fuera de esos proyectos y plataformas es quedarse atrás.

Y después de más de 20 años presentes en el IODP (International Ocean Discovery Program) y el ICDP (International Continental Scientific Drilling Program) España se queda fuera por no pagar las cuotas desde el año 2011… fatídico año, ¿verdad?

Son programas globales que acogen a casi una treintena de paises para compartir recursos e infraestructuras que no están al alcance de un país por su cuenta. Por eso es una verdadera pena que sigamos desperdiciando oportunidades de crecimiento científico por la estrechez de mira de los actuales responsables del Ministerio de Economía y Competencia. ¿Competencia?

Acabo de firmar la desesperada petición en Change.org de los científicos e investigadores españoles que se quedan fuera de estos convenios y, salvo escribir este post para dar a conocer un poco más la situación, me queda la impresión, triste e inútil, de que seguiremos por este camino de recortes en Ciencia durante muchos años más.

http://irreductible.naukas.com/2015/03/06/espana-se-queda-fuera-de-los-programas-cientificos-internacionales-iodp-e-icdp-por-no-pagar-las-cuotas-desde-2011/

06/03/2015 13:11 ajme65 Enlace permanente. Política,economía y religión No hay comentarios. Comentar.

El ama de casa que batió un récord masculino de ciclismo

Beryl Burton en 1967La ciclista Beryl Burton batió el récord de 12 horas y superó a los hombres en 1967.

El récord de la hora está considerado como uno de los mayores desafíos del ciclismo; los ciclistas se fuerzan física y mentalmente hasta el límite.

La mejor marca de mujeres fue establecida en 2003 por Leontien Zijlaard-van Moorsel con 46,065km.

Pero hay otro récord fijado hace casi 50 años y que aún sigue vigente: el de 12 horas de mujeres.

Y esta proeza fue obra de Beryl Burton, un ama de casa británica.

El 17 de septiembre de 1967, en el Campeonato del Reino Unido de Ciclismo Contrarreloj, Burton, de 30 años, pedaleó durante 12 horas y recorrió 446,19km por carreteras y caminos rurales de la región de Yorkshire, en el norte de Inglaterra.

Pensar que siguió y batió el récord de hombres aún me pone la piel de gallina.Denise Burton-Cole, hija de Beryl Burton

Eso supone una marca de 37,18km por hora.

Y lo que es más notable: aquel día ella batió el récord mundial masculino. Tuvieron que pasar otros dos años hasta que un hombre logró superarla.

Lee también: Los pocos deportes en los que las mujeres compiten contra los hombres

Un caramelo de anís

Denise Burton-Cole, su hija, cuenta la historia: "las mujeres salieron dos minutos después que los hombres, pero mi mamá alcanzó al campeón, Mike McNamara".

"Le dio un poco de vergüenza hacerlo porque era algo que no se había visto nunca, realmente".

"Así que, mientras avanzaba llevaba unos dulces en su bolsillo, le ofreció uno de anís a Mike y pasó de largo".

"Pensar que siguió y batió el récord de hombres aún me pone la piel de gallina".

Amateur

Su régimen de entrenamiento era simple: fortalecer la parte central de cuerpo con el duro trabajo manual en una granja de ruibarbo y pasar horas sobre el sillín, recorriendo en bici unos 965km por semana a través de los valles de los Yorkshire Dales.

Beryl BurtonA Burton solo le faltó competir en las Olimpíadas, porque el ciclismo femenino no fue incluido sino hasta 1984.

"Es un récord impresionante que permanece hoy. Le tomó un montón de entrenamiento, así que me pregunto si alguna vez será superado", dice Burton-Cole.

Burton rechazó numerosas ofertas para volverse profesional y se mantuvo como amateur a lo largo de su carrera, en casa, en la carretera o en la pista, aunque las pruebas de tiempo eran su especialidad.

Hazaña nunca vista

Sus hazañas como ciclista son fenomenales: siete títulos mundiales, 96 nacionales, y el premio a la mejor ciclista británica por 25 años consecutivos la avalan como la más grande ciclista británica de la historia.

Hasta donde sé, nunca se había hecho algo así, tampoco en el resto del mundo, que una mujer batiera un récord de hombres en deportes.John Liggett, comentarista británico de ciclismo

Desafortunadamente, no tuvo la oportunidad de coronar su carrera con una medalla olímpica ya que el ciclismo femenino fue admitido en los Juegos Olímpicos en 1984, cuando Burton tenía 47 años.

1967, el año de su récord, fue probablemente "el mejor año y el que estuvo más en forma de toda su vida", según le contó en su momento la propia ciclista a la BBC.

Su marca de las 12 horas se sumó a su último título mundial, conseguido unas semanas antes.

"Fue un récord codiciado", dice el comentarista de ciclismo John Liggett.

"Si hubiera sido otro deporte, por ejemplo un astro del fútbol metiendo tres goles contra Brasil, habría salido en las portadas de los diarios".

"Hasta donde sé, nunca se había hecho algo así, tampoco en el resto del mundo, que una mujer batiera un récord de hombres en deportes".

Competencia familiar

Los logros de Burton tuvieron el apoyo de su marido Charlie, quien la introdujo en el ciclismo en el Club Morley y se convirtió en su mecánico de carreras, chofer y niñero de la hija de ambos.

Beryl Burton y su hijaBeryl Burton y su hija Denise en 1963.

Y fue inevitable que Denise Burton-Cole también se volcara a la bicicleta.

"Nací en el ciclismo, literalmente", dice.

"Si no iba en mi bici, no iba a ninguna parte porque no me llevaban en el auto".

Madre e hija compitieron entre sí en varias ocasiones y en 1975, en el Campeonato Nacional, Denise superó a Beryl para alcanzar su primer título.

En el podio, su madre rompió las reglas de la etiqueta ciclista al negarse a estrechar su mano.

"No creo que supiera por qué lo hizo", contó Burton-Cole. "Si estuviera viva ahora, no creo que lo supiera. Ella quería ganar desesperadamente y yo le gané, se lo tomó muy mal".

Enfermedad infantil

Pero los logros de Burton son aún más impresionantes teniendo en cuenta que de niña sufrió de fiebre reumática y le recomendaron que no hiciera esfuerzos físicos.

Beryl BurtonBurton fue amateur toda su carrera.

Vivió su vida pedaleando y murió montada en su bici en 1996, cuando le falló el corazón mientras repartía invitaciones para su cumpleaños número 59.

"Tuvo una enfermedad de pequeña que le afectó (tenía una frecuencia cardíaca muy baja en reposo) y le dejó una cicatriz en el corazón. Nunca dejó de esforzarse. Fue muy triste", dice su hija.

Muchos piensan que Beryl nunca tuvo el prestigio que merecía y que hubiera tenido probablemente de haber sido hombre.

Pero recientemente ha resurgido en Reino Unido el interés por su historia, que fue llevada a la radio y al teatro.

En vida, Burton nunca exhibió su enorme colección de trofeos y guardaba sus bicicletas en el sótano de su casa.

"Era muy humilde y no alardeaba", cuenta su hija.

Pero con este reconocimiento tardío "se habría sentido orgullosa y honrada".

http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2015/03/150303_finde_beryl_burton_ciclista_record_np

08/03/2015 11:55 ajme65 Enlace permanente. Mundo insólito No hay comentarios. Comentar.

ANTONIO ESCOHOTADO DESPUÉS DE TANTOS AÑOS

 

Hace un tiempo, para los padres de los jóvenes muertos por sobredosis Antonio Escohotado debía de ser una especie de enviado de Satanás, el defensor de la muerte. Se veía en muchos programas de televisión, ellos gritándole y él manteniendo la calma, esperando a que llegara su turno para explicar su punto de vista. Era entonces conocido, básicamente, como estudioso y defensor de las drogas: hablaba del placer que podía proporcionar el cabal uso del éxtasis, la cocaína, el peyote o la heroína mientras sus compañeros de tertulia se revolvían en sus asientos. Era el siglo pasado. En este, el filósofo dejó de acudir a los platós de televisión. Se fue a vivir al lejano oriente y luego se encerró a escribir Los enemigos del comercio, una trilogía de la que hasta ahora se han editado sus dos primeras entregas y que han levantado nuevas ampollas a personas muy distintas de las que discutían con él en las cadenas privadas de los años 90. Muy dylaniano este septuagenario: ha probado muchas más drogas que tú y no siente la más mínima inclinación por complacer a nadie que se haya imaginado tener afinidad con él. Algunos lo consideran un reaccionario. Para otros es la misma encarnación de la contracultura que, para sorpresa de aquellos que la concebían como un concepto estático, ahora le tocaba ser liberal y lucir bigote.

Trece años atrás, este periodista sin carrera de periodista tenía 28 años y el filósofo –sin carrera de filósofo, según leo en Wikipedia: sólo terminó Derecho– 61. Rolling Stone publicó una décima parte de esta entrevista considerando que las otras nueve eran prescindibles. Ahora cualquier medio lo consideraría así al margen de su contenido: en la mayoría de redacciones, cualquier texto que tenga un mes de vida, carece de valor. Sin embargo, como algunos de nosotros pensamos que gran parte del mal que nos aturde tiene que ver con la falta de perspectiva, la velocidad y la sobreinformación, y como es una pena que los medios acostumbren a forjar su labor sobre la elipsis de los trabajos ajenos, os dejamos esta charla que tuvo lugar en primavera de 2002, menos de un año después de que cayeran las torres gemelas. Él acababa de volver del trópico después de 60 semanas y perfilaba el texto de su aventura para Anagrama antes de ponerse manos a la obra con su monumental Historia moral de la propiedad, que aún está en proceso. Comprobamos con este material inédito cómo este hombre, que muchos quisimos ver como un padre –aunque él nos detestara como hijos–, calentaba motores antes de tocarle los cojones a gran parte de sus lectores habituales.

Hace unos días hablé con Antonio Escohotado por correo electrónico de mis intenciones de publicar en EEM la conversación completa que mantuvimos entonces. Él quiso echarle un vistazo a la antigualla y yo le envié el texto. Siendo él bastante crítico con aquellos que abjuran de cambiar de opinión por considerarlo una traición a sus principios, y considerando como considera la inteligencia algo maleable, fluido y en continuo cambio, he aprovechado para pedirle que matice lo dicho entonces, y también para hacerle alguna pregunta en torno al fenómeno Podemos, dos detalles que dotarán de vigencia a este refrito que en realidad nunca fue cocinado del todo. Reestructuro la entrevista entonces entre lo respondido en primavera de 2002 –y recién matizado– y lo respondido en este invierno de 2015.

PRIMAVERA DE 2002

En el barrio de Escohotado, muy cerca de la Gran Vía de Madrid, las putas miran la tarde sostenida mientras los niños se suben a los toboganes. No sé si es la norma, pero se han convocado en la plaza dos coches patrulla con nueve policías. Hablan con dos senegaleses. Un yonqui se ha acercado a ellos con un litro de cerveza embutido en una bolsa que alza como un trofeo: «¡No he bebido!», les grita sonriendo. Luego se sienta, prende un cigarrillo y echa algún trago furtivo. Escohotado vive cerca, en una casa llena de madera, una mujer joven y guapa, y una niña de tres años que camina por la casa ensayando el lenguaje que acaba de aprender y que reinventa a su manera. Antonio Escohotado llega después que yo, con dos cartones de tabaco y sin la horquilla para la guitarra española que necesita. Sirve cerveza y ofrece cigarrillos, menos a su hija Claudia, que se ha acercado a él para decirle algo con demasiada saliva y obtener un beso.

¿Te sientes identificado con Timothy Leary?

No. Leary fue más un hombre espectáculo. A mí también me ha tocado ser un poco hombre espectáculo, pero básicamente lo que he hecho son libros. Él hacía propaganda de la LSD, los hongos psilocibios, la mescalina... Fue un gran agitador, un revolucionario de la vertiente sesentayochista de los Estados Unidos, que no tiene nada que ver con el mayo del 68 francés.

¿Has probado 142 drogas?

Eso dicen, pero me alegro que me lo preguntes porque lo que quizá haya es 142 fármacos reseñados en Aprendiendo de las drogas. No son 142 drogas diferentes, y algunas no las probé, así es que no exageremos...

Pero en el libro hablas desde la experiencia de consumo en dosis crecientes.

Claro, pero neurolépticos menciono cinco o seis, de marca. Y sólo he probado uno, el haloperidol. A ojo de buen cubero, de las 142 si pones 50 vamos bien.

De todas ellas, ¿cuál te aleja más de la realidad?

He tomado muchas que te alejan de la realidad, o al menos que te llevan a una realidad aparte, como diría Castaneda. Por ejemplo la ketamina, lleva a unos terrenos de extrañeza profunda. Por eso es tan peligroso su uso es sitios como los afterhours. Es una substancia muy fuerte, y si no la tomas con alguien que te eche una mano puedes tener un tropezón y caerte, yo qué sé, a un pozo. Es muy incapacitante desde el punto de vista de nuestros reflejos. (Llega su hija Claudia, de tres años. Se acerca a Antonio y le da un beso.) «¡Me ha dado un beso! ¡Qué buena, que me ha dado un beso!» (Claudia va hacia su madre y le cuenta con una voz minúscula que le ha dado un beso). «Esta niña es una castigadora, suele negarse a los cariños...»

¿A qué se debe la fiebre del éxtasis?

A que es una droga extraordinaria para relacionarse y comunicarse sentimentalmente. Como todo, tiene su lado circunstancial, de moda. Lo que no entiendo –quizá porque ya soy un carroza– es que la droga más extraordinaria que se ha descubierto para sincerarse se tome con un fondo de música atronadora, en un ambiente de marchadestroyer que propende a la sobredosis, anulando los mejores efectos en beneficio de unos más anfetamínicos, más como si te metieras una gran raya de cocaína... ¿Por qué se toma así?, no lo sé. Ahora bien, se toma porque no había una droga comparable.

La llaman la droga del amor.

Sí, la llaman así, y tiene mucho sentido. También la han etiquetado como afrodisíaco, pero no es cierto porque retrasa o imposibilita el orgasmo, tanto el femenino como el masculino. No es nada genital pero sí tremendamente amorosa, gentil... una droga para ligar, no para follar.

¿Y cuál es la droga para follar?

Hay varias. El cáñamo tiene prestigios no infundados en esa materia porque presta sensaciones desacostumbradas, y quizá prolongue el orgasmo. Pero hay otras de la familia del éxtasis –descubiertas por Alexander Shulgin, el mismo químico que descubrió el éxtasis– capaces de provocar más orgasmos y más intensos, como la 2C-B. Y hay bastantes más, pero de qué sirve soltar nombres como bromodimetoxifenetilamina...

Y conseguir eso será difícil.

No creas. Se estuvo vendiendo en las smart shops holandesas hasta hace poco. España acaba de meterla en lista IV. Eso está muy bien. Si la 2C-B está allí significa que se puede producir y vender con receta. Ya es algo. Ten en cuenta que el éxtasis, la heroína o el cáñamo están en lista I, que agrupa drogas carentes –supuestamente– de uso médico, que no se pueden producir ni recetar, que están fuera del mercado. Voy a echarme una clara. ¿Quieres?

Sí. (Sirve cerveza). Si el cáñamo relaja y tranquiliza ¿por qué no se legaliza?

Desde que el señor Corcuera se inventara aquella inconstitucional ley, que por cierto sigue vigente, se han dado cuenta de que es una forma de saquear al personal con multas. Pero en España hay una legalización de facto.

¿Fumas a diario?

Muchos fuman coreográficamente, es decir, como se fuma tabaco. Eso lo hice en tiempos, pero ya no me gusta. Primero que no fumo hachís del moro hace más de quince años porque es un asco. Pero un poco antes de cenar o un poco después fumo un poco de marihuana. Para poder colocarme, porque si fumas a todas horas creas tolerancia y no puedes colocarte. Lo que manda el moro es básicamente polvo de cáñamo y henna con aceite de palma. Ya son muy malas las plantas que se cultivan en Ketama, y encima la elaboración es un fraude completo... Quien fuma eso solo puede quedarse aturdido, adormecido. Curiosamente, a parte de nuestra juventud le das hachís afgano o una buena hierba y reacciona con sensaciones de desagrado, porque fuma coreográficamente.

¿Qué piensas del cultivo hidropónico, con luz artificial y sistema de riego automático?

El error se paga mucho más caro que a cielo abierto. Una maceta de geranio puedes dejar de regarla unos días, y seguirá viva. Pero una planta hidropónica, si no la cuidas bien, si le pones un poco más de nitrógeno, de potasio o de fósforo se te muere en pocas horas... Como es alta tecnología, el rendimiento es mayor y también el riesgo de quemar la planta. Hay momentos en que crece diez centímetros diarios. Te sientas un par de horas delante de ella y ves cómo sube. Es prodigioso si usas la luz correcta, la semilla correcta y los nutrientes correctos... Será una marihuana superior a todo el hachís que hayas fumado. Y o bien la vendes o te la fumas. Los equipos son hoy baratos, en comparación con lo que costaban hace algunos años. Dones de la libre competencia.

¿Estamos peor que con Hipócrates, se han demonizado las drogas lo suficiente para no avanzar en la liberalización del consumo?

No te creas, en tiempos de Hipócrates había relativamente pocas substancias disponibles. Los griegos conocían sobre todo combinaciones, pero hoy hay muchas más. Es como desplazarte en carreta de bueyes o en un BMW: vas evidentemente mejor en el coche, si lo que quieres es ir rápido, sin ruido... El campo de las drogas psicoactivas es uno de los terrenos donde el progreso se ha manifestado de manera más visible. Quizá la prohibición no sea sino la primera asimilación del enorme arsenal de sustancias que la química de síntesis pone a disposición del ser humano.

¿Y la heroína, la gran droga tabú de la sociedad occidental?

Su efecto es muy sutil, y hay que tomarla 6 o 7 veces antes de orientarse. De buenas a primeras bien puedes no notar nada, o vomitar. En ese caso toca tumbarse un rato en alguna habitación sin luz ni ruido, porque si no lo haces persistirá mareo acompañado por dolor de cabeza, y basta estar inmóvil en esas condiciones para entrar en una agradable duermevela, donde sueñas despierto. El gran secreto del opio y sus derivados es reducir un tercio el ritmo cardiaco, digestivo y respiratorio, algo que se experimenta como plus de energía y serenidad, defendiendo de catarros y gripes por ejemplo También hay efectos secundarios como el estreñimiento, dada la ralentización del metabolismo, pero cualquier análisis desapasionado de estos analgésicos tropieza con el hecho de que a la heroína le tocó la china de gran monstruo, príncipe de las tinieblas...

¿Y eso que se dice de «coge tu mejor orgasmo, multiplícalo por mil y ni siquiera andarás cerca»?

Falso. Eso viene de Burroughs, es la mitología del yonki. La exageración nace del uso de los opiáceos a partir de la prohibición, que se consolida a finales de los años 30, cuando empiezan a consumirlo grandes intérpretes de jazz, o el mismo Burroughs. De ahí la fama de superorgásmica e irresistiblemente peligrosa... que toma el rábano por las hojas. Solo está claro es que es un extraordinario euforizante, y quizá la mejor droga para sobrellevar los achaques de la ancianidad.

Por eso William Burroughs seguía siendo yonki a los ochenta y tantos años.

Dicen que lo dejó al final, y que se hizo alcohólico... Luego oí que se mantuvo hasta el final en metadona.

Se tergiversó mucho lo que dijiste de Bin Laden en el Vagamundo.

Sí... Hace poco me mandó Quintero las tres entrevistas, y comprobé lo que dije: Bin Laden es un gran héroe en el sentido griego de la palabra, es decir, un protagonista. Salvo que se descubra que no tuvo nada que ver con los atentados de las Torres Gemelas, será uno de los grandes nombres de la historia contemporánea. Bastante más que George Bush, a quien se llevará el olvido como a tantos otros presidentes norteamericanos. El rapto de los cuatro aviones es tan misterioso todavía... pero sus autores ingresan con grandes letras en los anales, siendo sin duda gentuza, carniceros repugnantes. Macbeth marca la historia del teatro, sin dejar de ser un asesino. Por no hablar de Atila o Hitler.

Para mucha más gente de lo que parece es un héroe no solo por protagonista. Es difícil aceptar la prepotencia norteamericana en algunos casos.

Por supuesto, a los americanos convendría frenarles, para evitar que listillos como Cheney les conviertan en Al Capone del planeta entero. Eso no altera que sean el imperio más benévolo con mucho de los conocidos, a quien se detesta casi siempre por mezquindad. Bin Laden se propuso subvertir la situación en Arabia, que tiene un 27% de la producción de petróleo actual, cosa que se dice pronto, y es justo que lo haga con una familia real saudita que lleva un siglo matándose de puertas adentro, subvenciona el wahabismo como cualquier usufructuario de La Meca y se mueve en jumbos privados, dando  propinas de mil dólares a aparcacoches mientras el nivel de vida de su país se estanca o empeora. Porque los sauditas –por no hablar de los iraníes, los iraquíes o los argelinos– no le ven el fruto a su petróleo como los noruegos, sin perjuicio de que la responsabilidad sea suya: no podemos ir nosotros a sacarles las castañas del fuego. Lo trágico del asunto es que Bin Laden no quiere subvertir esos regímenes para instaurar un reino de libertades y civismo, sino para retroceder al siglo XIII-XIV y el brote fundamentalista de Algazel que propone convertir al pensamiento en lacayo de la fe. ¿Qué buena salida tiene esa gente? Pues aparentemente ninguna. Porque quienes están masacrando a esos pueblos son sus oligarquías, no los americanos. Y ellos prefieren odiar a los americanos, que tan sólo rebañan un poco del plato, por no ponerse a liquidar a sus propios líderes y al barbárico anacronismo.

Estuviste en la cárcel cuatro veces.

Sí, todas por drogas. Dos veces por cultivo de marihuana y otras dos por tráfico de cocaína, aunque fuese por un mismo sumario. En un caso estuve de preventivo tres meses, que ya es una barbaridad tener a un tío de preventivo ese tiempo. Luego me condenaron a dos años y cumplí un año en el penal de Cuenca, donde lo pasé fenomenal. Lo recuerdo como uno de los puntos más altos de mi vida.

¿Qué año era?

El 89. Todo el 89. Desde diciembre del 88 hasta diciembre del 89. Cuando me dieron el segundo grado tampoco quería salir el fin de semana. Estaba encantado redactando Historia general de las drogas. Había entrado con dos maletas llenas de fichas. Encontré a un director que me concedió incomunicación para no tener que aguantar a nadie y poder escribir. Me dejaron entrar un pequeño ordenador y no hice otra cosa que leer y escribir. Era un pulso con la policía y la sociedad, y me gustaba ir ganando, aunque en otros planos me guste perder. Me he peleado físicamente tres veces y las tres me han zurrado. Eso parece más noble que lo contrario, porque «la derrota es botín de almas bien nacidas», en palabras del Quijote. Pero en Cuenca debía ganar. Lo que me pasó con la policía se llama hoy «delito provocado», y supone sobreseimiento para el metido en la trama de entrapment. Una semana después de mi sentencia, dictada por la Audiencia de Palma, la de Córdoba resolvió un caso calcado entendiendo que el animusdelicti se suplantaba, y ese criterio es hoy nuestra doctrina legal. Pude haber recurrido la sentencia, y probablemente habría ganado, pero era la ocasión ideal para unas vacaciones humildes aunque pagadas, recibiendo la comida por debajo de la puerta, solo, sin salir al patio, escribiendo y leyendo. Algunos pensaban que había perdido la cabeza, pero yo sabía que por primera vez la tenía en su sitio.

¿Eres consciente de que, de alguna forma, eres el padre de una generación?

No sé de qué generación. Veo que hay gente joven que me hace caso... Doy una conferencia en Orense o Castellón de la Plana, y gente entre 18 y 25 años puede ser el 80 % del público, lo cual me responsabiliza y me hace decir, cojones, Antonio ¿qué está pasando? Cuando me puse a estudiar con mínimo detalle el tinglado económico, poco antes de escribir Caos y Orden, comprendí que defraudaría a la parte de esa juventud que espera simplismo ideológico, con recetas como más gasto social y un impuesto sobre las grandes fortunas. Los amigos más jóvenes dijeron: «¡Antonio, si te burlas de los antiglobales estás acabado!, ¡antiglobales son la mayoría de los que te leen!». Pues qué le vamos a hacer. No hay color si la elección es perder el respeto de algunos o enajenar el que uno se tiene.

Sí, había escuchado que estabas estudiando mucha economía y que te considerabas del lado del neoliberalismo.

Uff. Cuando no es un formalismo académico, la teoría económica estudia el nexo entre medios y fines, registrando aquellos casos donde una acción desemboca en resultados no pretendidos. Por ejemplo, Jesús se pregunta en cierto momento qué merito tendrá prestar cuando hay garantías de recobrar el crédito, aunque dicha actitud no es el medio idóneo para promover una financiación de la pequeña y mediana empresa; también Marx creyó que nacionalizar convierte al empleado en copropietario, aunque eso condenase a un poder adquisitivo permanentemente inferior al de los «esclavos del sueldo». El liberal se ciñe a los medios, evitando la arrogancia de mandar sobre procesos económicos hipercomplejos, porque –como dijo Bacon– solo nos acercamos a controlar la naturaleza obedeciéndola. Los usos mercantiles son frutos de una inteligencia tan impersonal como no caprichosa, y la historia enseña que los reiterados intentos de militarizar la economía sabotean cualquier esperanza de desahogo. No he conocido a nadie que sepa definir la diferencia entre neo y ultraliberal, pero quienes denuncian esos fantasmas bastante tienen con reponerse de un régimen que implosionó solito, tras devastar al mundo inaugurando su era totalitaria. A la posición razonable –el culto oficial de la libertad– deben llamarla pensamiento único, porque todavía no se enteraron de qué va la diferencia entre liberales.

¿Y de qué va?

Unos confían en las bondades de privatizar todo, y otros combinan libertad con instituciones como la seguridad social o los bancos centrales. Puedes optar por Keynes y por Hayek, el uno abrumadoramente seguido entre los años 40 y los 80, y el otro de entonces acá. Ambos son hombres sabios y pragmáticos, en las antípodas del demagogo analfabeto que sigue hablando de una teoría económica marxista. Hasta leer detenidamente El Capital no me di cuenta de que es lo contrario de una investigación: en vez de estudiar esto o lo otro, acumula miles de páginas al servicio de una idea fija, que finalmente es Monsieur Le Capital como forma atea de Satán. Tan genérico es su análisis del mundo industrializado que ni una sola vez menciona la palabra «empresario», porque todos los malos se concentran en la vaguedad del «capitalista». Siete décadas después de publicarlo el mayor país del planeta lo convierte en verdad revelada, suponiendo que el fabricante/inventor puede ser sustituido por gerentes de empresas nacionalizadas, y así le fue. Creerlo es un acto de fe y de grandiosa ignorancia.

¿Pero eso es un disparate hoy día, o ha sido un disparate siempre?

La industria a gran escala estaba empezando a instalarse cuando Marx lanzó su Manifiesto, gracias a instituciones como la propiedad intelectual, el papel moneda y el propio fabricante/inventor, cuyos planes de democratizar tal o cual artículo exigen créditos descomunales, y el disparate es insistir en el simplismo.

¿Pero no nos faltará perspectiva para entenderlo?, es decir, ¿no se tratará de que esa ciencia de la historia de Marx en la que el feudalismo sigue al esclavismo, el capitalismo al feudalismo y el socialismo al capitalismo...

Sí, algo que le enseñó Hegel, mi maestro inicial...

...va a concluirse más tarde de lo que se creía?

No es cierto que el derecho sea una superestructura y que las relaciones de producción sean la infraestructura. El derecho es la infraestructura del desarrollo. Pero el derecho, no la legislación, en el sentido del par de normas que señala Hume como permanentes y universales: Uno, que la propiedad ni se pierde ni se gana por violencia o fraude; dos, que los pactos se cumplen, y en caso contrario quien cumplió será indemnizado. Allí donde se cumplen estas dos reglas tienes un país rico. En otro caso pueden sobrar materias primas, territorios feraces y hasta algún genio, pero el país es pobre. Pongámonos a producir, almacenar y distribuir sin empresarios, montemos un mundo de empleados exclusivamente: la gigantesca burocracia y el mesiánico líder ligado a ese monstruo no evitarán que esa mano de obra llegue, se siente en su mesa o banco de taller y quiera cada año trabajar menos y cobrar más. La economía política no admite voluntarismos. ¡El mundo es más duro que una nuez! ¿Para qué beber si mearemos gran parte? Bueno, pues así está la cosa. Podría sonar más razonable no beber y no mear. Se impone una visión lo bastante compleja y realista del mundo. La glorificación de victimismo ya está en el Sermón de la Montaña –con aquello de poner primeros a los últimos– y es un discurso de resentimiento y guerra civil. Añádase la bobada de que el que el rico lo es porque roba al pobre, cuando en una sociedad industrial son los ricos quienes dan de comer a los pobres. ¿A quién roban Bill Gates o Henry Ford? Crean ingentes cantidades de empleo, ponen más barato lo que antes era más caro y esa utilidad que ofrecen la premia el cuerpo social comprando sus productos y haciéndoles ricos.

Sí, pero Bill Gates ahora va a comprar satélites para adueñarse de Internet, satélites que sólo se puede permitir él. Es como una especie de Doctor No, de Dios monopolizador. Y qué regulará los precios entonces, sino su voluntad.

Pues haces mal en pensar eso. Gates, o Ford, o el señor Birome, que descubrió el bolígrafo y fue el hombre más rico de la tierra durante un tiempo, o el noruego que descubrió el tetrabrik... Todos ellos son benefactores sociales. Cualquier inventor destacado que tenga mano para fabricar su hallazgo va a adquirir posiciones de monopolio. Pero ese monopolio dura poco. Le está pasando a Gates, le pasó a Ford y al señor Birome. Es absurdo confundir economía política con teología dogmática. Ya está bien de profesar la fe del cabrero cuando surge Internet. ¿Dónde hubo un sindicato rico dispuesto a subvencionar a otro sindicato pobre? Pasemos de los sermones a las investigaciones. San Agustín y San Marx nos dicen que es una maldad querer comprar barato y vender caro. ¿Dónde iremos comprando caro y vendiendo barato?

Pero tú una vez fuiste creyente.

Le perdí el respeto a la religión prontísimo, aunque me interesó mucho la filosofía de la religión. En el colegio me quisieron expulsar dos veces por monstruo blasfemo, con planes de meter sapos en el sagrario.

Yo me refería a otro tipo de credo. Al marxista.

Sí, pero porque había que atacar a Franco y la única facción que parecía capaz de hacerle daño era el PC. Efectivamente, me integré en una célula, repartía Nuestra Bandera y Mundo Obrero, iba a algunas manifestaciones a recibir porrazos... Pero desde el principio, aunque no hubiese estudiado economía, ya me parecía todo aquello de una tosquedad dantesca. A mis camaradas les parecía un «esteticista» y cuando empezaron las drogas, el sexo y el rock & roll me convertí en un decadente vicioso.

Entonces aquí acaba el proceso de la descripción y evolución de sociedades. El capitalismo es el punto de llegada.

Creí que tras la caída del Muro vendría algún periodo anodino, pero todo vuelve a calentarse y de fin de la historia nada. Iberoamérica es un polvorín, como Asia; África está desapareciendo desde el punto de vista de la población humana, y la situación en el mundo próspero se ha hecho más volátil en proporción al desarrollo de la ingeniería financiera, que miente cuando propone dominar el riesgo con algoritmos como el de Black y Scholes. Le dedico a eso un par de capítulos en Caos y orden. Como antes separamos Iglesia y Estado, procede ahora separar economía y clase política, porque ese contubernio es muy peligroso para la estabilidad del dinero. Van a pasar cosas, esperemos que no tan terribles como las del siglo XX.

Habría que hablar mucho...

Mogollón.

... estoy de acuerdo contigo, pero no puedo evitar hacer distinciones morales en función del progreso de los pueblos. Por ejemplo, muchos países musulmanes están anclados en medioevo (para entendernos con ojos occidentales) y hay cosas terribles como el burka...

La venta de las mujeres...

... sí, sí, pero a lo que me refiero es que el progreso, de alguna manera, obliga moralmente. Estados Unidos es el país más desarrollado, la capital del imperio y creo que es normal que se le exija más responsabilidad. Si vemos cómo estaba occidente en la época medieval...

Pues quemando brujas...

... pues por eso, estábamos como ellos ahora. Es como si occidente tuviese la obligación moral de la edad, es el hermano mayor que ya ha pasado por la pubertad (ha tenido su Ilustración) y no puede responder nunca con las mismas armas que el adolescente. Y lo hace. Y por eso, aunque el grado de estupidez o de barbarie sea menor, parece más reprochable.

Por una parte que no se inmiscuya, por otra, que lo haga con serena ecuanimidad. Eso manda la pelota al tejado ajeno. A Occidente le costó cinco siglos de sangre, sudor y lágrimas, con tesituras tan patéticas como España queriendo aplastar a los Países Bajos durante ochenta años, cuando eran el único foco de industria, ciencia y libertades. Las zonas atrasadas deben salir de ello por sí mismas, probablemente aprovechando el aprendizaje de sus emigrantes. Y, por supuesto, no toleraremos que vengan a nuestros territorios con costumbres como cortarles el clítoris a sus hijas o lesionar a sus esposas. Podemos y debemos exigir reciprocidad, que en su tierra nos toleren como nosotros a ellos en la nuestra. Do ut des, la regla romana, significa «doy para que des, doy porque diste».

Para ti el mal de la sociedad reside en la falta de entusiasmo.

Más bien es el mal de los intelectuales, que finalmente representan a gentuza como inquisidores o comisarios del pueblo, da igual que sean leninistas o nazis, velando por la pureza ideológica de grupos y personas... La sociedad que dejó de creer en los obispos comenzó a creer en los intelectuales que aún tenían cierta talla, como Sartre. Pero hoy hemos llegado a intelectuales tipo Baudrillard, por ejemplo, y los que seguirán, de pensamiento débil, posmodernos, pajilleros mentales que protestan y protestan básicamente porque les hacen menos caso cada vez. Se extinguirán, y me alegro. No son científicos, ni exploradores, ni aventureros, ni vividores. Son simplemente dogmáticos vestidos de no dogmáticos.

He leído que para ti uno de los problemas de esta sociedad es que dice sí a la tradición y sí a la vanguardia.

No puedo haber dicho eso, porque pienso que todo el trabajo del pensamiento –que es el de la ciencia– es en poder decir sí a lo que nuestros antecesores afirmaron con fundamento, y sí a todo aquello que, por prejuicio, ignorancia o debilidad dijeron no.

Creo que recordar que el énfasis estaba en la incondicionalidad de los síes. En la falta de criterio.

Creo que la obra del espíritu es conseguir que el sí se amplíe. O lo has leído mal o estaba mal escrito. Cuando se integran tradición y vanguardia la tradición deja de ser un tópico rancio, y la vanguardia deja de ser una especie de banderita relamida. Se engranará la voluntad de seguir adelante –la evolución– con la realidad inmediata.

¿Qué piensas de lo de Racionero? 

No me parece una acusación de plagio que haya una coincidencia de título con otro libro.

¿Y lo del Nobel de Garzón?

¿Nobel de Garzón?, pues no lo sabía... De la paz, imagino. Me cae bien Garzón, salvo cuando se pone pantalón corto y botas para jugar el partido anual antidroga. El Nobel de literatura está tan desprestigiado que hoy por hoy es casi ofensivo recibirlo. Hubo cinco escritores magistrales por encima de todos, que se quedaron curiosamente sin premio: Proust, Kafka, Joyce, Borges y Jünger. Es un poco como esos programas de pseudodebate y gallinero en la tele, donde tantos chillan para tomar la palabra y no soltarla. Algunos solo van cobrando, y otros pondrán dinero de su bolsillo por aparecer. En mi caso, cierto cóctel de hormonas llevó a perder más tiempo del debido vengando la represión sexual, pero nunca dejó de ser prioritario estudiar esto o lo otro. Luego aparecieron las drogas para añadirle pimienta al plato. No firmo vivir cien años, ni tengo aguante para soportar una vida mala. De hecho, voy renovando el botiquín de venenos elegantes para no mendigar un rato más de mal rato cuando llegue, porque hasta ahora la salud y el ánimo me preservaron de humillaciones. Creo que lo más sano fue amar el contacto de primera mano con las cosas, y preferir investigarlas a enjuiciarlas. Como de cerca nunca son lo que parecen de lejos, estudiar lleva a cambiar continuamente de idea, descubriendo qué equivocado andaba uno.  

Dicen que antes de los treinta años hay grandes matemáticos y poetas. Y que a partir de los treinta surgen los grandes novelistas y filósofos.

Lógico, porque los matemáticos –y los poetas hasta cierto punto también– están tratando con elementos y substancias simples. Pero la novela o la filosofía, las ciencias humanas, tratan con substancias complejas. Y esa complejidad es el resultado de la acumulación de estratos temporales. Antes tenía más memoria y capacidad estructurante, pero no tenía capacidad para ver lo uno, lo otro y lo demás, como dijo Platón. Lo demás viene con la edad. Antes estás en la elementalidad de lo uno o lo otro, o uno o cero, como en los sistemas binarios. Para captar el matiz es necesario ser como el búho, que solo despliega sus alas al caer la tarde. Metido en este barrio urbano de mala muerte, para multiplicar el espacio doméstico duermo cuando los demás se mueven y despierto poco antes de que se vayan a dormir. Así tengo tiempo para leer, pensar o tocarme las narices.

A mí me ocurre algo parecido, prefiero la noche, pero todo el mundo me habla de los biorritmos y de que es mejor vivir de día.

Sí, pero eso es cuestión de creértelo o no creértelo. ¿Tú estás casado?

No.

¿Y vives solo o con alguien?

Solo.

Entonces es muy distinto. Si vives con alguien y sobre todo con niños, hay tal algarabía que debes protegerte. Podría hacerlo al revés, levantarme a las cuatro de la mañana y trabajar hasta que se levantaran los demás... Tengo seis hijos y todos salvo uno se han criado a mi alrededor, de modo que he tenido que inventar métodos para sobrevivir: antifaces, tapones de cera, pastillas para dormir cuando se ponen pesados...

Llega su mujer con su hija de la calle. Le explica a Antonio que ha sido tan mala que donde han estado le han pedido que vuelva otro día sin la niña. Claudia, de tres años, habla desde otra habitación con frases que salen distorsionadas de su boca y que se distorsionan aún más por el pasillo. Antonio Escohotado escucha y le responde: «Pégale. Pégale dos hostias». Pero no parece importarle demasiado, la llama con vehemencia para regañarle y cuando Claudia acepta escucharle, Escohotado la abraza y deja que le ponga una toalla en la cabeza mientras le explica cosas que solo ella es capaz de comprender.

INVIERNO DE 2015

Como liberal convencido en este siglo de pensamiento único, ¿crees que estamos en un momento fértil para que proliferen las utopías?

Hay que acordarse de Ortega y La rebelión de las masas: que la sociedad-masa es el producto de una bonanza económica, donde a la tecnificación se añade un progreso sustancial en igualdad jurídica, es decir, en que ya no hay castas y las clases sociales son posiciones totalmente móviles. En esa sociedad bendecida por ambas cosas surgen individuos y grupos menos diferenciados que antes, y caprichosos de alguna manera, como corresponde ser a los niños mimados de la historia. No se trata de condiciones materiales sino de «actitud», en este caso una personalidad que ha perdido el eje interno: el deber es para ella una necesidad que acosa desde fuera, de la cual intenta librarse cultivando utopías, «ese pontificar sobre todas partes desde ninguna». Ortega ve en ello no solo memez sino inmoralidad, porque la utopía niega lo que el mundo físico tiene de profundidad insondable, de sorpresa y de pormenor, optando por exigirle en vez de exigirse. Para cambiar una realidad inadecuada lo más insensato es agravarla imponiendo esquemas maniqueos, tras de los cuales late siempre la misma depuración eugenésica. La eugenesia es siempre genocida.

¿Qué te parece lo de Podemos?

Habrá que darles cuerda, como dicen los chinos, y ver qué hacen con ella, pues el contubernio llamado Estado autonómico les ha puesto las cosas a huevo. Salvo el millón o millón y medio de nomenklatura, el país está tan profundamente indignado, que bien se puede llevar un buen mordisco electoral, y vendrá bien cualquier zurra a esa pandilla, que por lo demás –aquí y en todos los países donde la moralidad sigue siendo cutánea– es el peaje pagado por la democracia. A principios de los noventa me granjeé críticas con artículos sobre el Gal y el latrocinio contemporáneo del Quinto Centenario, y salvo error, estos señores sacaron de ahí su idea de la «casta». Me escandalizaba entonces que el servicio público hubiese pasado tan rápidamente de obligación a profesión, y encima una profesión transmitida de padres a hijos. El final de la servidumbre coincidió con el fin de las castas o estamentos, gracias a las cuales conocer la familia de cada individuo permitía pronosticar su rango social. Esa ley de la cuna fue lo abolido al pasar de las sociedades estamentales a las clasistas, donde todos subimos o bajamos continuamente en ingresos y consideración. La incoherencia llamada sociedad sin clases es una sociedad inmóvil, coagulada porque así lo manda algún putsch orquestado por pobres de espíritu, y no es casualidad que esas llamadas democracias populares se conviertan en monarquías como las instaladas en Cuba, Corea del norte o Venezuela, presididas por un redentor ateo elevado a los altares. El comunismo es el gobierno conservador por excelencia, y España un país afecto al esquema cliente-cacique, sembrado de capillas mafiosas, como todos aquellos donde la ética profesional no desahució al espectro del trabajo como maldición. Esa mezcla de paletería y barbarie sigue llamando a exigir del prójimo cosas que cada cual no se exige a sí mismo, como por ejemplo comprar y vender en B.

¿Consideras a Pablo Iglesias un ejemplo de esos “hombres débiles nacidos al amparo de la bonanza económica y la igualdad jurídica, que rechazan el deber y abrazan utopías”?

Excelente definición momentánea. Habrá sin duda oportunidad de confirmarla o descartarla.  

¿A quién vas a votar?

Votaré a Ciutadans, que ahora se llama Movimiento Ciudadano. Su líder empieza teniendo un excelente inglés, condición curiosamente omitida por todos los primeros mandatarios españoles desde Franco, aunque cumplida también por Sánchez y Aguirre.   

Para muchos de nosotros el modo en que se ha gestado esta crisis nos hace ver este sistema como algo despiadado. Los mismos bancos que vendieron la basura financiera que hizo quebrar a sus inversores e inició la bola de nieve que debilitó las economías fueron los que luego hicieron préstamos a los gobiernos con la condición de recortar el gasto social y los salarios, asegurándose así de que se les devolvía «su» dinero. ¿Es esa la prueba de que el capitalismo funciona?

Dos capítulos de Caos y orden se dedican a la ingeniería financiera, examinando el ejemplo de LTCM [Long-Term Capital Management, fondo de inversión libre de carácter especulativo cuyas millonarias pérdidas hicieron intervenir a la Reserva Federal de los Estados Unidos en 1998] como agujero negro derivado de pretender que es posible obtener los frutos del riesgo sin arriesgar. Esto, que en teoría es poco coherente, resulta refutado en la práctica por algunos herederos de LTCM; pero sería banal imaginar que dicho cebo desaparecerá por el fracaso, pues no solo tropezamos a menudo con la misma piedra. Mientras haya accionistas dispuestos a cambiar de Ceo por un desaprensivo que promete dividendos espectacularmente superiores, y mientras haya aspirantes a domar matemáticamente el riesgo, el esquema recurrirá.  Lo pertinente es saber –y podemos averiguarlo sin sombra de duda– si lo que Greenspan llama era de la exuberancia irracional ha supuesto en la última década un retroceso en la renta global, nacional y per cápita.

El otro día te vi en Youtube, en una conferencia que diste recientemente. Me consta que sigues consumiendo drogas y parece que envejeces bastante bien. Supongo que aún no te has puesto en serio con la heroína. ¿Lo harás?

Llevo un diario minucioso sobre dieta farmacológica y otras intimidades desde 1984. Si lo publicara en vida sería no solo impúdico sino un serio estímulo para que una turba gris incendiase nuestra casa. Pero el texto sorprenderá, informará y dará de sobra para que mi descendencia mejore su poder adquisitivo algún tiempo. No me puedo quejar para nada de los resultados hasta ahora, y cuando venga lo inevitable me iré sin haber pasado por análisis y hospitales, tras dos décadas sin una febrícula o un catarro, gripes, depresiones o siquiera desfallecimientos. Hipócrates, Galeno y Sydenham tenían razón en su criterio sobre el opio como tónico insuperado hasta hoy. Naturalmente, requiere mesura y elegancia –amor propio– para rendir sus dones, machacando al tragón ansioso, que ya acelerará su fin olvidando la carga impuesta al aparato digestivo, y peleándose con la hermana gravedad en cada tramo de escalones. Los ricos de espíritu se conseguirán para el resto del camino un botiquín de eutanásicos dulces, asegurándose lo que el antiguo llamaba mors tempestiva, oportuna. Y mientras tanto a vivir, dando rienda suelta al deber/placer del conocimiento. 

http://www.elestadomental.com/diario/antonio-escohotado-despues-de-tantos-anos

Así tiñen los salmones de granja para que su carne se vea rosa, no gris

Así tiñen los salmones de granja para que su carne se vea rosa, no gris

El color rosa anaranjado es la seña de identidad que define la suculenta carne de salmón. Probablemente nadie querría comprar un filete de ese pescado si fuera de color gris, pero resulta que ese es precisamente el color natural de los salmones de piscifactoría. El color rosa intenso llega después y en cápsulas.

Solo hay un tipo de salmón cuya carne es rosa anaranjada de manera natural, y es el salmón pescado en su propio hábitat. Durante su ciclo vital, los salmones se alimentan de camarones, pequeños crustáceos y krill. Esa alimentación es rica en una sustancia llamada astaxantina. Este compuesto es el que, al acumularse en los tejidos del animal, proporciona ese vivo color rosado. La astaxantina es también la sustancia que proporciona el color rosa a los flamencos, cuya dieta es similar.

¿Qué ocurre con los salmones en las piscifactorías? Como explican en The Atlantic, la respuesta es que su dieta no incluye crustáceos. Los salmones criados en cautividad suelen alimentarse de piensos que incluyen aceite y pasta de pescados más pequeños, almidón de maíz, grasas animales o levadura y soja transgénicas. Esta dieta hace que la carne de los salmones de piscifactoría sea de un color gris claro semejante a la de otros peces. El color rosa lo elige la empresa que cría a los peces mediante suplementos alimenticios.

Aparte de con piensos, los granjeros alimentan a los salmones con cápsulas de astaxantina. A veces, el compuesto se obtiene de cáscaras pulverizadas de crustáceos. Otras se sintetiza a partir de procesar industrialmente microalgas cultivadas. Venga de donde venga, el color de los salmones de granja es la base de un próspero negocio en el que hasta existen cartas de colores para que cada granjero elija el tono de rosa con el que quiere teñir a sus peces (teñir entendido aquí como justo lo que es: dar a algo una apariencia que no es la suya propia, alterarlo).

Así tiñen los salmones de granja para que su carne se vea rosa, no gris

Las cartas de color las creó la multinacional farmacéutica Hoffman-LaRoche. Actualmente las suministra la multinacional holandesa DSM, que compró Hoffman-LaRoche en 2002. El suplemento alimenticio que tiñe a los salmones de rosa puede suponer un 20% del coste final del pescado, pero diversos estudios señalan que la carne de salmón de color gris no era atractiva para el consumidor.

El proceso no es tan creativo como parece a primera vista. La carta de colores se utiliza porque la carne de los salmones en estado salvaje es de diferente tonalidad según la especie. La incorporación de astaxantina es una práctica poco conocida pero regulada, y la carne de los peces tiene que pasar estudios de cromatografía y análisis para determinar si la concentración en los tejidos es la adecuada. Este documento de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) explica los procedimientos de análisis más habituales.

Your Guide to Tasting the Many Species of Pacific Salmon

From dogs to humpies to kings, the author tastes and discusses the five main species of Pacific…Seguir leyendo smithsonianmag.​com

La astaxantina no es tóxica ni una sustancia artificial en sentido estricto. Se trata de uncarotenoide, un pigmento natural emparentado, por ejemplo, con el licopeno, que es el lasustancia que da su color natural a los tomates. Aparte de dársela de comer a los salmones para mejorar su color, la astaxantina también existe en forma pura para el consumo humano (en cápsulas). Al tratarse de un carotenoide que no se sintetiza como vitamina A, algunos médicos aseguran que tiene propiedades antioxidantes. Sin embargo, resulta cuando menos curioso conocer que ese color del salmón de piscifactoría que asumimos como "real" en realidad es "añadido". Y lo peor: que puede haber criaderos que escojan no suministrar astaxantina de forma natural sino a base de procesos químicos (no necesariamente nocivos para la salud, pero desde luego no naturales).

Aunque la práctica de teñir los salmones de piscifactoría no es probablemente la peor que podemos encontrar en la cría de peces, en Estados Unidos, y a raíz de una demanda interpuesta en 2003, la ley obliga a las granjas a determinar en la etiqueta si la carne de salmón está coloreada. En otros países no se requiere esta distinción.

Algunos expertos alertan de los riesgos potenciales para la salud y el ecosistema que suponen las prácticas industriales de piscifactoría. Este brutal documental titulado "Pescado ¿No tan sano?", por ejemplo, explica en detalle las cuestionables prácticas para alimentar a los peces en cautividad, especialmente el salmón. Si no lo has visto, es muy recomendable. Aunque avisamos: si lo ves, es probable que no quieras volver a comer nunca más pescado de piscifactoría. [FAO,DSMBellona y Smithsonian vía The Atlantic]

http://es.gizmodo.com/asi-tinen-los-salmones-de-granja-para-que-su-carne-se-v-1691770709

DISCURSO DE ENTREGA DE GERVASIO SANCHEZ EN LA RECOGIDA DEL PREMIO JAIME BRUNET (18 DE MARZO DE 2015), ACTO REALIZADO EN LA UNIVERSIDAD PUBLICA DE NAVARRA

La guerra no acaba cuando dice wikipedia

Estimados señor rector magnífico de la Universidad Pública de Navarra, señor, presidente del Parlamento navarro y señor vicepresidente de la Fundación Brunet, estimados miembros de la comunidad universitaria y del patronato Brunet, autoridades, señoras y señores.

Hace dos años mi amiga Elisa Pavón me pidió por correo electrónico un currículo actualizado. Como estaba en Afganistán bastante volcado en un proyecto documental sobre el drama que sufre la inmensa mayoría de las mujeres y niñas afganas, se lo envíe sin preguntarle para qué lo quería.

Nunca olvidaré el detalle de Elisa, emparentada con el fotógrafo Juantxu Rodríguez muerto en Panamá en diciembre de 1989 por disparos de soldados estadounidenses, de presentar mi candidatura a este prestigioso premio.

Cuando el 10 de diciembre la vicerrectora de proyección universitaria Eloísa Ramirez me comunicó que era el ganador, lo primero que hice fue mirar la lista de premiados en las anteriores convocatorias y, unos minutos después, me estaba preguntando qué hacía yo en una lista tan prestigiosa.

Cuando se dan este tipo de circunstancias no resta más que ser pragmático y conformarse con la resolución del jurado soberano.

Sólo me quedó buscar paralelismos con los demás premiados, quizás para convencerme de que mi nombre no rechinaba tanto como pensé al principio.

Hoy les tengo que decir que es difícil encontrar una lista de premiados con los que me sientan más cómodo y les voy a contar por qué.

Soy miembro de Amnistía Internacional desde enero de 1983 cuando tenía 23 años, estudiaba cuarto de periodismo en la universidad y apenas éramos 500 socios en toda España. Hoy son 70.000.

Mi relación con esta organización humanitaria, a la que ustedes entregaron el primer premio Jaime Brunet en 1998, modeló mi manera de vivir y sufrir el periodismo y la fotografía.

Manos Unidas, a las que ustedes otorgaron el premio en 2004, me ayudó a financiar Vidas Minadas, uno de mis proyectos fotográficos de mayor recorrido y envergadura, que documenta el impacto de las minas antipersonas contra la población civil en diferentes países del mundo.

En agosto de 1995 dormí en Mostar en plena guerra en la habitación que utilizaba Mercedes Navarro en la sede de Médicos del Mundo dos meses y medio después de que fuera asesinada. Ustedes le entregaron el premio diez años después, en 2005.

He trabajado varios años en el proyecto de rehabilitación de niños soldados que dirigió Chema Caballero en Sierra Leona, el mejor proyecto que he conocido sobre esta temática. Llegué a escribir un libro literario sobre esa experiencia y publiqué otro libro fotográfico. Coincidir en la lista de premiados con alguien al que quiero como a un hermano es un gran honor.

Mientras trabajaba en mi proyecto Desaparecidos, en la Fundación de Antropología Forense de Guatemala, me contaron que el padre Jon Cortina sufrió un infarto cuando observaba cómo los forenses guatemaltecos ordenaba los restos de varios esqueletos de mujeres y niños exhumados más de 20 años después de haber sido asesinados.

Unos días después, el 12 de diciembre de 2005, el padre Jon Cortina murió como consecuencia de aquel desgarrón de dolor que sintió ante tanta violencia gratuita.

He visitado varias veces su tumba en la Universidad Centroamericana donde también están enterrados los otros seis jesuitas asesinados en noviembre de 1989 en El Salvador.

Ustedes le concedieron el premio en 2007 y estoy seguro de que la Fundación Probúsqueda dedicó la dotación económica a encontrar a tantos niños de corta edad arrancados a sus padres y utilizados para adopciones ilegales durante la guerra civil. Lo que ha hecho esta fundación en El Salvador es impresionante.

Con Yoani Sánchez coincidí el año pasado en Granada. Era la primera que nos veíamos, aunque fuimos premiados en 2008 con los Premio Ortega y Gasset. Ella no consiguió el permiso de viaje del gobierno cubano para recoger el premio.

Los integrantes de Brigadas Internacionales de Paz son personas de gran fortaleza moral y ética que evitan que activistas de derechos humanos, sindicalistas, abogados, periodistas, sean asesinados impunemente en varios países del mundo. En 2002 hice un gran reportaje en Colombia sobre su trabajo y lo titulamos Ángeles de verdad.

Durante 20 años he trabajado en los centros ortopédicos del Comité Internacional de Cruz Roja en varios países y he visto a miles de personas amputadas ser tratadas con la dignidad que se merecen.

A los demás premiados, Akim Birdal, Cristina Cuesta, Dalai Lama, Cecilio de Lora, Carolina Agudelo, Jurgen Habermas, Natty Petrosino, también les tengo un gran respeto.

Con su permiso quiero dedicar este premio a Juantxu Rodríguez (muerto en Panamá en 1989), Jordi Pujol (muerto en Sarajevo en 1992), Luis Valtueña (muerto en Ruanda en 1997), Miguel Gil (muerto en Sierra Leona en 2000), Julio Fuentes (muerto en Afganistán en 2001), José Couso y Julio Anguita Parrado (muertos en Irak en 2003) y Ricardo Ortega (muerto en Haití en 2004).

Todos ellos murieron o fueron asesinados mientras ejercían el periodismo con mayúsculas en la delgada línea que separa la vida de la muerte. Todos ellos embellecieron, fortalecieron y dignificaron este oficio tantas veces pisoteado por hombres y mujeres sin escrúpulos que, desde sus puestos directivos, se dedican a defender a cualquier precio los intereses enmascarados de sus empresas periodísticas.

Es doloroso recordarlos cuando ves cómo el oficio más bello del mundo vive su etapa más confusa y oscura en un estado de mercantilismo permanente que destruye como un virus letal los principios sagrados por los que muchos quisimos ser periodistas desde la infancia.

La prensa española está tan domesticada que ya no hay nada que se parezca al periodismo de investigación. Nos enteramos de la corrupción política y del desfalco bancario con años de retraso.

¿Dónde estaban los periodistas especializados  cuando personas sin escrúpulos se estaban enriqueciendo o asaltando las arcas del estado?

Yo les aseguro que estaban y sabían, pero callaban. Las entrevistas menos exigentes a empresarios, políticos, banqueros, se han hecho en este país cuando más saneadas estaban las arcas de los medios de comunicación. Los periodistas comenzaron a autocensurarse mucho antes de que políticos y banqueros los presionasen.

La crisis de identidad, un estoque de muerte para nuestro oficio, empezó cuando directivos de medios reían las gracias a quienes inflaban la tarta publicitaria. Muchos rehúyen hoy de tipejos como Miguel Blesa como de la peste, pero ahí están las miles de fotografías de este personaje que representa la corrupción institucionalizada con la flor y nata de la política, el empresariado y el periodismo cuando se mostraba en todo tipo de actos públicos como el virrey bancario de Madrid.

Vivimos una época curiosa, extremadamente cínica en mi profesión. Periodistas que mantuvieron estrechas relaciones con los poderes fácticos y que se encargaron de promocionar los intereses de sus amigos políticos y económicos se disfrazan ahora de paladines de la independencia.

La vida de un periodista empieza en la cuna y acaba cuando agoniza en la cama. Lo que vale es TODA LA VIDA. Cuenta lo que hizo cuando era un responsable de un diario con intereses políticos y económicos. Cuenta las veces que no fue capaz de enfrentarse a la maquinaria infernal y prefirió no publicar historias que colisionaban con intereses ajenos al periodismo.

Las  biografías periodísticas son una secuencia de etapas y vivencias, a veces labradas al calor de traiciones. Me molesta aquellas biografías sesgadas que sólo muestran la parte endulcorada.

Hay periodistas que han estado años en puestos claves de los medios de comunicación, han callado todo lo que ocurría y han mandado temas importantes a la basura. Cuando se han ido del medio (por un ere o un despido improcedente) se han llevado una sabrosa indemnización (todavía ocurre) y, es, entonces, cuando empiezan a despotricar.

Acusan al medio de haber censurado informaciones cinco o diez años antes, con un retraso inaceptable, y empiezan su etapa independiente.

Con un buen pellizco en el bolsillo hablan de otras formas de periodismo. Ha sido capaces de callar cuando han echado a otros compañeros en el pasado, han sido insolidarios con los colaboradores, siempre maltratrados económicamente salvo si perteneces a la espina dorsal del medio y cuentas con el favoritismo de la empresa.Y ahora se ponen a dar lecciones de moralidad y ética periodísticas.

Con todos mis respetos esta forma de actuar, más común de lo que pensamos, no tiene nada que ver con la independencia, la valentía o la solidaridad.

Yo les digo: por favor, hagan lo que quieran, pero no manoseen conceptos sagrados que refuerzan la integridad moral de un periodista.

Llevo toda mi vida trabajando en zonas oscuras del planeta donde ocurren hechos inenarrables. En estas últimas semanas he explicado la guerra a través de mis imágenes a estudiantes de institutos.

Tengo serías dudas de si vale la pena hacer este tipo de trabajos didácticos. Pero me gusta hacerlo y siento que es mi obligación.

Acompañar a menores mientras se enfrentan a la violencia descarnada y desnuda. Contarles que ellos serían niños soldados y ellas esclavas sexuales si hubiesen tenido la desgracia de nacer en otro contexto, otro país, otro continente o en otra época.

Recordarles que en Europa ha habido guerras letales hasta hace setenta años, guerras de religión de más de cien años dirigidas por fundamentalistas cristianos, ahora que sólo se habla de fundamentalismo islámico.

Explicarles que no existe ninguna época histórica sin violencia y recomendarles rebobinar la historia y retroceder siglos o milenios sin tienen dudas de los que les digo.

Decirles que mi experiencia me asegura que hay muy pocos héroes en las guerras dispuestos a morir por no matar y, en cambio, la mayoría prefieren matar antes que morir.

Asegurarles que los europeos seguimos patrocinando guerras en lugares alejados de nuestras vidas, que somos los principales exportadores de armas ligeras y que corrompemos, sin un ápice de duda, a cualquier gobernante sea elegido democráticamente o reconvertido en un vulgar tirano o dictador, si está en juego nuestros intereses mercantilistas.

Contarles que nuestro país, desprestigiado económicamente y sumido en la desolación política, ocupa la séptima posición mundial en la venta de armas, un inmejorable puesto en la champions league del mercadeo de la muerte.

Contarles que todos nuestros presidentes, desde la muerte del anterior dictador hace casi 40 años, han ido multiplicando la venta de armas hasta convertir a nuestro país en una de las grandes potencias, violando sistemáticamente nuestras propias leyes de control de armas.

Vendiendo armas a países que violan los derechos humanos, que tienen conflictos internos o vecinales, que usan las armas contra su propia población, que triangulan las armas y se las venden a países inmersos en guerras civiles.

Hemos visto como los ex presidentes Felipe González y José María Aznar triplicaron las cifras de ventas de armas que realizaron los gobiernos anteriores.

Hemos visto como el ex presidente José Luis Rodríguez Zapatero sextuplicó las ventas entre 2004 y 2011 al mismo tiempo que realizaba un discurso obscenamente pacifista que produce sonrojo por su nivel de cinismo e hipocresía.

Hemos visto como el presidente Mariano Rajoy ha duplicado la venta de armas en su periodo político.

Hemos visto como España ha multiplicado por diez la venta de armas entre 2004, cuando vendíamos 400 millones de euros en armas, y finales de 2013 alcanzando los 3.900 millones de euros.

Señoras y señores, las guerras no se acaban cuando wikipedia lo decide.

Hagan un pequeño ejercicio de memoria. Pregunten a la biblioteca universal cuándo acabó la guerra de Bosnia- Herzegovina.

Le contestará que el 15 de diciembre de 1995 se firmó el tratado de paz en Dayton. Y yo les preguntaré: ¿verdadero o falso? Sólo responda que es verdadero si es una pregunta de examen de oposición para que no les suspendan.

Pero yo les digo que es falso. Explíquenme entonces por qué cada 11 de julio, en un pueblecito llamado Srebrenica, se siguen enterrando a los desaparecidos bosnios de hace 20 años, encontrados en fosas, identificados antropológica o genéticamente, y se seguirá haciendo, al menos. durante una década más.

Les digo que es falso porque las guerras acaban cuando las consecuencias se superan y la búsqueda de los desaparecidos es una consecuencia directa del drama bélico.

¿Cuándo acabará la guerra de Bosnia? El día que todos los restos hayan sido enterrados en lugares decentes. Posiblemente, 30 años después de lo que asegura wikipedia.

Me imagino que a estas alturas habrán trazado paralelismos con la situación española. Les diré que en países como Bosnia, Guatemala, Colombia o Argentina, con guerras o dictaduras tan sangrientas como la nuestra, se han avanzado más en la búsqueda de la dignificación de las víctimas que en España.

La cobardía de la totalidad de la clase política del estado español, insisto de la totalidad, por supuesto con un mayor grado de responsabilidad en los partidos mayoritarios, han impedido que se haya conseguido encontrar una solución a un drama que afecta a centenares de miles de familiares desde hace décadas.

La memoria, la verdad y la justicia permiten que un país no quede atrapado en una espiral de confusión, cinismo y olvido como ha ocurrido en el nuestro.

Quiero acabar diciéndoles que odio las guerras y sus consecuencias con todas mis fuerzas, que no me he especializado en ellas porque sienta atracción por lo que ocurre en las zonas más oscuras del mundo o donde se producen las formas más inimaginables de ejercer la violencia.

Les puedo asegurar que el momento más duro de cualquier cobertura empieza cuando le doy al cero en el ascensor de mi casa y abandono el lugar donde vivo con mi familia en Zaragoza. Muchas veces me voy a regañadientes, dejando a una mujer y un hijo preocupados por lo que pueda ocurrir.

Pero vivo el periodismo como un compromiso permanente y me siento en la obligación de acudir las veces que sean necesarias a esos lugares horribles donde aparece lo peor del ser humano cuando todo se desmorona y buscar esos documentos gráficos y literarios para que nadie pueda decir que no sabía lo que estaba pasando.

Muchas gracias.

http://blogs.heraldo.es/gervasiosanchez/?p=3241

 

21/03/2015 12:51 ajme65 Enlace permanente. Política,economía y religión No hay comentarios. Comentar.

El lobby de la mala alimentación española

Los datos sobre mala alimentación y obesidad son cada vez más dramáticos. Actualmente 1.400 millones de personas en el mundo padecen obesidad o sobrepeso y este trastorno alimenticio se cobra la vida de 3,4 millones de personas por año. Pareciera que es el sino de los tiempos, pero nada más lejos de la realidad, se trata de los efectos de un enorme negocio en manos de multinacionales.

En Europa la cifra se eleva al 58%, es decir, una de cada dos. Si nos fijamos en las previsiones futuras, la cosa no hace sino empeorar. Las estimaciones de sobrepeso en diferentes países indican que la pandemia sigue creciendo.

Pero esa cifra, aun siendo alarmante, no es la que más nos debiera preocupar. Lo más preocupante aparece cuando se echa un vistazo a las cifras de obesidad y sobrepeso infantil, porque ahí España ocupa el primer puesto en la Unión Europea y el segundo en el mundo, justo detrás de Estados Unidos, aunque muy cerca.

Actualmente existe suficiente conocimiento, científicamente contrastado, de que, en los países industrializa­dos como el nuestro, determinados nutrientes se consumen en exceso y este desequilibrio alimentario está asociado a un mayor riesgo de obesidad y enfermedades crónicas no transmisibles (diabetes, hipertensión arterial, caries dental, enfermedades cardiovasculares y ciertos tipos de cáncer). Los nu­trientes que consumidos por encima de las recomendaciones nutricionales establecidas se asocian al aumento del riesgo de padecer las citadas enfermedades crónicas son principalmente los ácidos grasos saturados y trans, los azúcares y la sal. De ellos el que, de momento, más se ha escabullido a los sistemas de control es el azúcar y sobretodo en nuestro país, dónde no se ha tomado ninguna medida de control y regulatoria como sí han hecho países europeos de nuestro entorno.

La respuesta a la existencia de este enorme agujero negro hay que buscarla en la sofisticada creación durante los últimos 30 años de un potente lobby que ha logrado crear una arquitectura científica y puertas giratorias que hasta la fecha ha funcionado a la perfección.

El cimiento de este edificio del lobby es crear una narrativa, un argumentario para repetirlo una y otra vez y aleccionar a la administración pública y consumidores, aunque lo que se diga esté negando sin complejos las tesis y recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud).Los mensajes utilizados son que No hay alimentos buenos ni malos, todo depende la dieta en su conjunto,y además el problema de la obesidad es un problema de malos hábitos, sedentarismo y la falta de ejercicio.

Si ese es el cimiento, podemos decir que los pilares del edificio son, en primer lugar obtener como sea y al precio que sea el aval científico y el aval de las administraciones públicas, a sus discursos, sus propuestas y sus productos. En segundo lugar, bloquear las propuestas que inciden en las causas reales de la mala alimentación y sustituirlas por otras propias que actúan como pantalla de protección. En tercer lugar unir su imagen a la salud, emitir el mensaje de que son un actor que hace muchos esfuerzos para conseguir una alimentación sana, que, en definitiva, forman parte activa de la lucha contra la mala alimentación. Pero para que todo este engranaje funcione, necesitan la colaboración necesaria de las administraciones públicas y las organizaciones médicas y de salud.

Una vez conocidos los planos y materiales. ¿Quieren ustedes conocer a algunos de sus arquitectos y aparejadores? En primer lugar nos encontramos con uno de los más importantes actores del entramado azucarero, El Instituto de Estudios del Azúcar y la Remolacha (IEDAR), que es el brazo académico de la industria productora de azúcar. Su objetivo principal no es otro que el de promover y difundir las investigaciones científicas que obtengan unos resultados acordes con los intereses de la industria.

La trayectoria de sus miembros aporta información relevante. Así entre varios encontramos que el comité científico de IDEAR es dirigido por la doctora Carmen Gómez Candela, especialista en endocrinología y nutrición y jefa de sección de la Unidad de Nutrición Clínica y Dietética del Hospital Universitario de la Paz desde el año 1993. También coordina el grupo de investigación en nutrición y alimentos del Instituto de Investigación Sanitaria La Paz (IdiPAZ), y presidió la Federación Española de Sociedades de Nutrición Alimentación y Dietética (FESNAD) desde su fundación en 2002 hasta 2005.
¿Ven ustedes algo raro? ¿No? Sigamos entonces. Ahora les presentamos a ANFABRA (Asociación de Bebidas Refrescantes) que tiene a los dos principales fabricantes de azúcar españoles, AB Azucarera y Acor, como entidades colaboradoras y, sorprendentemente es dirigida desde septiembre de 2012 por Josep Puxeu Rocamora. Josep Puxeu ha sido Secretario de Estado de Medio Rural y Agua en el Ministerio de Medio Ambiente (2008-2001); Secretario General de Agricultura y Alimentación (2005-2008) y Director General de Política Alimentaria (1993-1996).

Ahora tenemos el gusto de presentarles a la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) .La Federación está integrada por un amplio número de sociedades científicas de ámbito estatal. Simplemente con echar un vistazo en su web podemos comprobar ,que participa sin problemas en actividades conjuntas con empresas como Danone, Nestlé, Coca-Cola Company o Puleva. Pero si miramos quien es su presidente, nos encontramos que es Jordi Salas Salvadó, Catedrático de Nutrición y Bromatología, Departamento de Bioquímica y Biotecnología, Universitat Rovira i Virgili, también es miembro del Comité Científico de la AECOSAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Comsumo del Ministerio de Sanidad). También es el Jefe Clínico de Nutrición del Servicio de Medicina Interna, del Hospital Universitario Sant Joan de Déu. Pero lo que más nos interesa aquí es que es presidente de la FESNAD es vocal del Instituto Danone (curiosamente, existe también una Cátedra Danone en este hospital). Una de las más recientes publicaciones de la FESNAD, del que Jordi Salas Salvadó es coautor, es el Documento de Consenso “Evidencia científica sobre el papel del yogur y otras leches fermentadas en la alimentación saludable de la población española”. El documento ha estado financiado por Danone.

Para despedirnos les presentamos por último a la Fundación Alimentum representa la cúspide de la pirámide de los artefactos que ha creado la industria alimentaria para incidir, de la mano de la administración y ciertas sociedades de dietistas y nutricionistas, sobre la población e incrustar su discurso.

La Fundación ha sido creada por la industria alimentaria y actualmente tiene la siguiente composición: Presidencia de PepsiCo, Vicepresidencia de Danone, S.A, tesorería de Grupo Leche Pascual y vocalías de Bimbo Iberia, Grupo Calvo, Campofrío Food Group, Coca-Cola Iberia, Corporación Alimentaria Peñasanta, S.A. (CAPSA), Deoleo, S.A, ElPozo , Ferrero Ibérica S.A., Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), Gallina Blanca Star, Grefusa, Lactalis Iberia, S.A., Hero España, S.A., Kellogg España, S.L., Mondelez España, Nestlé España, S.A., Nutrexpa, Orangina Schweppes Iberia, Panrico, S.A.U., Pescanova, Unilever España, S.A., Wrigley España.

Ellos lanzaron el 2013 junto con la AECOSAN(Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) el llamado Plan HAVISA (Hábitos de Vida Saludables). Se trata de una campaña que se basó fundamentalmente en mensajes de conocidos deportistas, de manera que se asociaba la imagen de la marca de la industria alimentaria a este deportista, rubricado con el logotipo del Ministerio de salud.

Y por curiosidad ¿quieren saber quién era hasta el viernes pasado la directora de la AECOSAN? Pues Ángela López de Sá, quién ha colaborado en la elaboración de la normativa española en asuntos alimentarios y en la postura española ante la normativa comunitaria y antes de incorporarse trabajaba como directora de Asuntos Científicos y Normativos de Coca-Cola Iberia.

Desde luego solo son casualidades, que nadie piense mal.

http://www.lamarea.com/2015/03/21/el-lobby-de-la-mala-alimentacion-espanola/

Remunicipalizar el agua, nueva tendencia en el mundo

180 CIUDADES HAN VUELTO A RECUPERAR EL CONTROL PÚBLICO DE LOS SERVICIOS PRIVATIZADOS EN LOS ÚLTIMOS CINCO AÑOS. TOME NOTA DE LAS SEIS RAZONES QUE LO JUSTIFICAN PORQUE SON COMUNES A LAS NUESTRAS…

Atento: 180 ciudades de 35 países han vuelto a recuperar el control público de los servicios privatizados en los últimos cinco años. Es lo que indica un estudio llevado a cabo por tres ONG’s, elInstituto Transnacional, el Observatorio Internacional y Public Services International, sobre la distribución de agua en las ciudades del mundo.  El retorno al control público de esos servicios, que habían pasado a manos privadas o semiprivadas, se vuelve una tendencia que emerge.

Tome nota de las seis razones que las justifican porque son comunes a las nuestras: la falta de transparencia y corrupción en muchas contratas, el aumento del coste de las facturas que terminan pagando los consumidores; todo ello unido en muchos casos a una insuficiencia de inversiones y a un peor servicio porque lo que parecía importar por encima de todo era el beneficio para los accionistas de las empresas.

Entre los que han remunicipalizado se encuentran 81 municipios que pertenecen a países de renta alta, entre los que se encuentran algunos tan importantes como París, Berlín, Budapest, Johannesburgo, Accra, La Paz, Buenos Aires, Kuala Lumpur, Maputo o Atlanta (Estados Unidos).  En ese mismo período de tiempo, solo algunas ciudades de países en desarrollo han seguido el camino inverso: Yeda, en Arabia Saudí, o Nagpur, en la India.

Lo más significativo es que ese proceso se haya acentuado en los últimos tiempos sobre todo en Francia, país donde tienen su sede algunas de las grandes multinacionales del sector como Suez Veolia, que han tratado de exportar el modelo privatizador a otros países.

El informe, firmado entre otros por Satoko Kishimoto, del Instituto Transnacional, de Amsterdam, no oculta los problemas que han tenido algunos municipios como el de Buenos Aires, que se ha enfrentado a pleitos por ruptura de contrato, o el de Berlín, que ha tenido que pagar costos muy elevados por la recompra de esos servicios a dos compañías privadas.

Pero todos ellos creen que con la recuperación para el sector público de algo tan esencial como la distribución de agua potable se les garantiza a los ciudadanos una mejor calidad y a mejor precio que cuando, por presiones propias o ajenas, pasaron a manos privadas o estuvieron bajo una gestión mixta público-privada.

Autor: Joanquín Rábago.

 

http://www.nuevatribuna.es/articulo/sociedad/remunicipalizar-agua-nueva-tendencia-mundo/20141119174728109399.html

23/03/2015 09:46 ajme65 Enlace permanente. Política,economía y religión No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris